Juegos para niños y físicos lúdicos

Por qué el juego imaginario es una parte importante del desarrollo infantil

Visite cualquier aula de preescolar durante el juego libre y probablemente verá a un niño fingiendo ser otra persona. El juego de simulación es una parte omnipresente de la primera infancia. Y, además de ser divertido para los niños, algunos creen que el juego de simulación y otros tipos de juego imaginativo son fundamentales para un desarrollo infantil saludable.

Las investigaciones han descubierto una relación entre el juego imaginario y el desarrollo de la creatividad, la comprensión de los demás y la competencia social de los niños con sus compañeros.

Como psicóloga que estudia el juego imaginario y el desarrollo infantil y que no es ajena a las aulas de preescolar, he conocido a muchos niños para los que un amigo imaginario o la suplantación de un personaje es algo más que un pasatiempo divertido. Estas actividades suelen reflejar lo que los niños tienen en mente.

Entonces, ¿cómo puede el juego imaginario beneficiar a los niños? ¿Y el juego imaginario hace que los niños sean más astutos socialmente? ¿O es que los niños más hábiles socialmente tienden a participar más en este tipo de juegos?

Aprender a pensar desde diferentes perspectivas

El juego imaginario podría fomentar el desarrollo social porque los niños se comportan simultáneamente como ellos mismos y como otra persona. Esto les da un cambio para explorar el mundo desde diferentes perspectivas, y es una hazaña que requiere pensar en dos formas de ser a la vez, algo que los niños pueden tener dificultades para hacer en otras circunstancias.

Se puede imaginar cómo esto podría formar parte del desarrollo de las habilidades sociales de un niño.

Por ejemplo, si un niño finge ser una madre, debe imaginar lo que sentirá si el bebé llora o no se comporta. Si un niño finge ser el perro de la familia, debe averiguar cómo comunicarse con su «dueño» sin hablar.

El niño que crea un amigo imaginario tiene la oportunidad de explorar todos los matices de la amistad, sin tener que gestionar la imprevisibilidad del comportamiento de otra persona ni arriesgarse a que la amistad se acabe.

El niño que se hace pasar por un superhéroe puede jugar y conseguir objetivos como ayudar a los demás y realizar audaces rescates. Este tipo de poder no se encuentra fácilmente en la primera infancia. Conseguir ser el héroe y cuidar de los demás debe ser un cambio agradable respecto a que te cuiden y te den órdenes.

Aprender el delicado arte de la negociación

Cuando los niños juegan a estos juegos de fantasía con otros niños, deben tener en cuenta constantemente sus propios comportamientos y señales para enviar mensajes claros sobre lo que están haciendo. Y también tienen que prestar atención a las señales procedentes de otros participantes en el juego y aprender a descifrarlas.

Este tipo de comunicación también se da en las interacciones del mundo real. Pero en el mundo del juego de fantasía, el éxito de la coordinación requiere una atención adicional a todos estos detalles. Los niños tienen que participar en sofisticados niveles de comunicación, negociación, compromiso, cooperación y coordinación para que el juego siga avanzando.

De hecho, algunas investigaciones sugieren que los niños que participan en juegos sociales de fantasía pasan casi tanto tiempo negociando los términos y el contexto del juego como representándolo. Esto puede resultar muy útil cuando crezcan y gestionen las reglas de los juegos de barrio de Capturar la Bandera, la división del trabajo en proyectos de grupo en el instituto y los beneficios asociados a una primera oferta de trabajo.

¿Los beneficios del juego son correlativos o causales?

Los estudios que relacionan el juego de simulación con todos esos resultados positivos son correlativos. En otras palabras, un niño socialmente astuto y competente podría estar más interesado en el juego de fantasía, en lugar de que el juego de fantasía haga a un niño más astuto socialmente. Otra posibilidad es que alguna otra variable, como la crianza de los hijos, sea la responsable de las conexiones entre la participación en la fantasía y el llevarse bien con los demás.

De hecho, Angeline Lillard, una destacada académica en este campo, analizó docenas de estudios con sus colegas y encontró pocas pruebas que apoyen la idea de que el juego de fantasía provoca resultados positivos en el desarrollo.

En cambio, estos autores afirman que fingir podría ser una vía para obtener estos resultados. O bien, tanto el juego de simulación como los resultados positivos podrían estar respaldados por otros factores, como la presencia de adultos que les apoyen y animen, el juego centrado en temas positivos y prosociales, y las características de los propios niños, como su inteligencia y sociabilidad.

Al mismo tiempo, los investigadores también se apresuran a señalar que a los niños les encanta jugar y están motivados para hacerlo. Los adultos que quieran fomentar la toma de perspectiva, la empatía, la capacidad de negociación y la cooperación harían bien en pensar en cómo las lecciones relacionadas con estas habilidades podrían integrarse en los materiales, los temas y el contenido general del juego imaginativo de los niños.

Salir de la versión móvil